¿Qué es una carta agraria?

Instrumento jurídico creado a partir de la Resolución Nº 177 del decreto Nº 2292 publicado en Gaceta Oficial Nº 37624 de fecha 04/02//2003, a través del cual se autoriza la ocupación de grupos campesinos organizados o no, en las tierras públicas con vocación agrícola, mientras se tramitan y resuelven los procedimientos de adjudicación provisional, de conformidad con la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario.

¿Qué es un Título de Adjudicación?


La Adjudicación de Tierras es un procedimiento realizado por el Instituto Nacional de Tierras, a los fines de otorgar a los campesinos y campesinas, mediante la expedición de un acto administrativo denominado “Titulo de Adjudicación”, el derecho de trabajar, usar, disfrutar y percibir los frutos de una parcela. A tales efectos, debe realizarse el procedimiento administrativo contemplado en los artículos 62 y siguientes del Decreto con Fuerza de Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, el cual debe iniciarse por la Oficina Regional de Tierras del estado donde se encuentre ubicado el lote de terreno solicitado, cumpliéndose con los requisitos establecidos en la Ley.

Requisitos para solicitud de Carta Agraria o Título de Adjudicación

  1. Manifestación de voluntad contentiva del compromiso de trabajo de la tierra a adjudicar.
  2. Identificación completa del solicitante, indicando nombre y apellido, número de cédula de identidad, lugar y fecha de nacimiento.
  3. Ocupación y número de personas que constituyan el grupo familiar.
  4. Declaración jurada de no poseer otra parcela.
  5. Cualquier otro dato que estimare conveniente para ilustrar el criterio del Instituto.
  6. En caso de ser poseedor de una parcela insuficiente, expresará las condiciones y características de la misma.

¿Qué es un Derecho de Permanencia?


Es el instrumento que garantiza la permanencia de los pequeños y medianos productores y productoras agrarias en las tierras que han venido ocupando de forma pacífica e ininterrumpida superior a tres años. En virtud de este derecho, no podrán ser desalojados de las referidas tierras ocupadas, sin que se siga un procedimiento administrativo previo ante el Instituto Nacional de Tierras.

Requisitos para solicitar un Derecho de Permanencia

  1. Declaración jurada de no poseer otra parcela.
  2. Manifestación de voluntad contentiva del compromiso de trabajo de la tierra ocupada.
  3. Constancia que indique el tiempo de ocupación del predio emitida por la jefatura civil u otro.
  4. Copia de la cédula de identidad. En caso de tratarse de figuras asociativas, copia del Acta Constitutiva y Estatutos de la Organización.

¿Qué es una Denuncia de Tierras Ociosas?


Cualquier ciudadano o ciudadana podrá presentar denuncia motivada ante la respectiva Oficina Regional de Tierras, cuando tenga conocimiento sobre la existencia de tierras ociosas o de uso no conforme. Dentro de los tres días hábiles siguientes a la recepción de la denuncia, la respectiva Oficina Regional de Tierras, tomando en consideración la fundamentación de la misma, decidirá sobre la apertura de una investigación y ordenará la elaboración de un informe técnico.


Requisitos para una Denuncia de Tierras Ociosas

  1. Denuncia escrita y verbal.
  2. Copia de la cédula de identidad.
  3. En caso de tratarse de figuras asociativas, copia del Acta Constitutiva y Estatutos de la Organización.

¿Qué es la Misión Zamora?


Con el fin de erradicar el latifundio y reivindicar los derechos de los campesinos y campesinas venezolanas, el Gobierno Bolivariano implementó la Misión Zamora cuya función es reorganizar la tenencia y uso de las tierras ociosas con vocación agrícola.


Se inició el 4 de febrero de 2003 como Plan Zamora y un año más tarde pasó a formar parte de las misiones sociales con el nombre de Misión Zamora, en honor al General Ezequiel Zamora (1817-1860), líder de la Revolución Federal, llamado por el pueblo el “Valiente Ciudadano”.
El 10 de enero de 2005 se firmó el decreto presidencial 3408 sobre la reorganización de la tenencia y uso de las tierras con vocación agrícola para fortalecer la lucha contra el latifundio, dando importancia a la democratización de las tierras y consolidación del espacio colectivo, evitando así la tenencia individual de predios.


En este sentido, la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario “tiene por objeto establecer las bases del desarrollo rural integral y sustentable; entendido éste como el medio fundamental para el desarrollo humano y crecimiento económico del sector agrario dentro de una justa distribución de la riqueza y una planificación estratégica, democrática y participativa, eliminando el latifundio y la tercerización como sistemas contrarios a la justicia, la igualdad, al interés general y a la paz social en el campo, asegurando la biodiversidad, la seguridad agroalimentaria y la vigencia efectiva de los derechos de protección ambiental y agroalimentario de la presente y futuras generaciones”.